Festivales

El Primavera Sound 2019 y el cambio de paradigma en los festivales

La presentación del cartel del Primavera Sound es uno de esos momentos clave en el panorama musical europeo porque, guste más o menos, define de manera muy precisa las tendencias musicales actuales. El mastodonte de Barcelona siempre se ha caracterizado por ser uno de los grandes festivales que más arriesga y por buscar estar a la vanguardia, lo que le ha llevado a tener siempre carteles muy eclécticos y no exentos de polémica. Como no podía faltar, su cartel para la edición del 2019, autoproclamada por el festival como The New Normal, ha provocado una gran ebullición en redes sociales, siendo una de las presentaciones más criticadas en su historia después de anunciar los artistas de su próxima edición en la radio del Primavera. Analizamos las claves ocultas tras los más de 200 nombres de un cartel que tiene potencial para establecer un nuevo paradigma el mundo de los festivales.

Al fin, paridad

Ya comentábamos este año, a raíz del Empower Music Fest, que uno de los objetivos a perseguir en el sector es la búsqueda de una mayor representación femenina en los carteles de los festivales. Organizaciones como la PRS Foundation, junto a decenas de festivales, se han puesto a trabajar para que la paridad sea una realidad y podamos ver sobre el escenario una representación justa e igualitaria. El Primavera Sound, que siempre ha destacado por ser uno de los festivales que más voz ha dado a las mujeres (entre un 20% y un 30% frente al 10% de media en España), ha dado una gran paso adelante presentado un cartel donde tanto artistas femeninas como masculinos ocupan la misma cuota y las mismas posiciones. No hay mejor ejemplo que ver en la cabecera a nombres como Solange, Janelle Monáe o Cardi B junto a otros como Tame Impala, Future o Interpol.

Tras años y años pidiéndolo, al fin un gran festival ha cumplido y ha demostrado que se puede realizar una edición que pueda ser exitosa y paritaria. Sin duda, una gran ejemplo para muchos festivales que aspiran a tener una línea parecida al evento catalán. Ahora no toca lamentarse por lo que pudo haber sido, sino trabajar para que este modelo sea el auténtico new normal.

Las dichosas cabeceras

Una de las críticas más feroces (y en parte con razón) que se le ha hecho al cartel de la próxima edición del Primavera es la falta de cabezas de cartel claros. Aunque si bien es cierto que estamos hablando de un festival que se ha caracterizado por preferir días compensados a vacas sagradas (un ejemplo claro es el año 2017), parte del público ha salido decepcionado al no encontrar nombres de la talla de Arctic Monkeys, Björk o Nick Cave & The Bad Seeds.

Si se analizan bien las tricabeceras, lo que se comprueba es que existe una gran variedad donde se apuesta por grandes nombres de géneros poco vistos, por ensalzar a artistas que se han ganado a pulso estar allí arriba y, también, algún nombre con cierta trayectoria. Ahí están por ejemplo Tame Impala, una de las bandas jóvenes más importantes de la década y que, con un crecimiento constante, se ha ganado a pulso la posición de cabeza de cartel. Por su parte, Solange repite en la cabecera tras aquel 2017 donde se consagró como una de las artistas más importantes del neo-soul. Género donde también podemos encuadrar a la artista Erykah Badu, toda una veterana con años de experiencia y que supuso toda una sorpresa. Como decíamos, géneros que tradicionalmente han sido menos vistos en el festival este año están bien representados en la cabecera: la rapera Cardi B, la polifacética Janelle Monáe, el rapero Future o al artista de pop latino J Balvin. Toda una declaración de intenciones. Aunque si hay un nombre que sabe captar bien el momento, ese es Rosalía. Tras el éxito internacional de El Mal Querer (2018), su posición en el cartel del festival de su tierra estaba claro… ¿no? No obstante, no podía faltar también un guiño al Primavera más clásico con Interpol, grupo que también repite en lo alto. En resumen, en un festival donde los solapes están al orden del día y donde Mordor debería ser la última opción, encontramos una cabecera equilibrada y variada.

Además, la falta de un cabezón claro de corte más clásico es evidente al contrastar que este año las giras son escasas. Como contrapunto, la estrategia del Primavera Sound ha sido clara: apuntalar la línea media. Y es que tras los nombres citados anteriormente encontramos grandes propuestas como las de Mac DeMarcoRobynCarly Rae JepsenStereolabPrimal ScreamJarvis CockerSuedeFKA TwigsJames Blake y un largo etcétera.

La cuestión de la música urbana

Entre los comentarios más necios que se puede ver en foros o redes sociales es el de achacar que el cartel del Primavera Sound es básicamente trap y reggaetón. Primero, hay que partir del hecho que el Primavera se caracteriza por tener un cartel ecléctico. Aún así, si definimos un género como núcleo, este año sin duda sería la música pop, ya que se encuentra muy bien representada en todas sus vertientes. Segundo, la denominada “música urbana” no ha venido para quedarse… es que ya estaba ahí.

El festival vuelve a demostrar que le da gran importancia a la hora de escoger nombres ligados a las nuevas tendencias. A los nombres ya citados anteriormente en la cabecera, se suman artistas de la talla de Pusha TNasDanny BrownKate TempestNeneh Cherry o nombres que juegan con sonidos más soul como Kali Uchis, más emo como Princess Nokia o incluso más latino como Ivy Queen. En la letra pequeña podemos ver nombres que han sonado mucho este año como CupcakKeNathy Peluso o algunos de los grandes triunfadores del Primavera ClubJPEGMAFIA, Flohioslowthai.

A nivel nacional, destaca la presencia de un escenario trap donde el mayor exponente del género en España, Yung Beef, estará al cargo para programar a artistas de la talla de GoaLa Zowi Albany entre otros.

Bits para bailar

Y si en música urbana vemos que el festival sigue firme y hacia adelante, en cuanto a la electrónica quizás vemos un pequeño estancamiento. Después de un excelente año 2018 donde el Primavera Bits se reafirmó como un pilar fundamental para el festival, en el cartel del 2019 da la sensación de que falta tralla en las mesas de mezcla. A pesar de nombres ilusionantes como Peggy Gouyaeji Tim Hecker, y de algunos clásicos que siempre aciertan como Nina Kraviz y su titánico techno bailable, encontramos también (y bien arriba) a nombres como Richie Hawtin Close con un show manido o a otros bien conocidos y vistos como Modeselektor.

Aún así, el Primavera siempre ofrece en sus filas un buen puñado de nombres para darlo todo en la pista y desinhibirse: la fusión jungle oldschool UK garage de Joy Orbison, el house más lo-fi de Anthony Naples, la ingeniera Avalon Emerson, Jayda GIzabel o incluso la leyenda del perreo DJ Playero.

¿Y las guitarras?

Posiblemente, el público más crítico y que más mira con nostalgia los carteles del pasado es el más rockero. Antes de empezar a quejarse, bien merece bucear entre los nombres de la próxima edición del Primavera Sound para encontrar un buen puñado de nombres con guitarras en la mano. En la línea de los más indies no podían faltar clásicos (Suede, Guided by VoicesBuilt to Spill o Stephen Malkmus) junto a algunas de las grandes revelaciones de los últimos años (Courtney BarnettKurt VileDirty ProjectorsJulien Baker, Deerhunter) y multitud de bandas y artistas emergentes (Snail MailSoccer MommyLucy DacusNilüfer YanyaHomeshake, Dream Wife).

Pero guitarras hay para todos los gustos: el pop punk de Jawbreaker, la psicodelia de Pond, el jangle pop de Mac DeMarco, el hardcore punk de Frank Carter & The Rattlesnakes, el slowcore de Low, el death metal de Carcass o el ya clásico art rock de Shellac.

A nivel nacional no podemos dejar de mencionar propuestas como la de la artista Christina Rosenvinge (Premio Nacional de las Músicas Actuales), la kinkidelia de Derby Motoreta’s Burrito Kachimba, la mezcla de bedroom pop y trap de Cupido, el flamenco de María José Llergo, el tontipop de Cariño y otras bandas y artistas estatales como MelenasLas OdioMow Elena Setién entre muchas más.