Crónicas

El emac. alcanza la madurez en su tercera edición

Una vez más el emac. volvía a Borriana para convertirse en el primer festival del año en la zona del levante. La celebración de su tercera edición se postulaba como la más ostentosa, en un cartel donde Maria Arnal i Marcel Bagés destacaban como gran reclamo después de un exitoso año 2017. El emac. repetía formato, salvo algún pequeño cambio, celebrándose en tres jornadas distintas y trayendo al pueblo la cultura musical y artística.

La jornada del viernes sirvió de aperitivo con el Vermout Time de la tarde, donde una programación de diferentes DJs abrían el festival en el Escenari Plaça para la que sería la gran jornada del sábado. Mayor importancia tomaban las exposiciones artísticas del interior del CMC La Mercè. Rodeando el anfiteatro, dibujos, fotografías y otras disciplinas ambientaban el edificio con el feminismo como eje transversal.

emac.art // Fotografía de Lauriane Charles
emac.art // Fotografía de Lauriane Charles

Con mucho más ambiente, el sábado comenzaría igualmente con la programación de la misma plaza, donde los disc-jockeys pinchaban desde la cabina The Basement, una caravana que se camuflaba como una Street Food más. Durante las sesiones de los diferentes DJs que pasaron por The Basement se pudo escuchar desde algunas de las mejores novedades del panorama musical hasta clásicos hits como el Stayin’ Alive de los Bee Gees.

Mientras el Vermout Time agrupaba a una gran multitud en la Plaça de la Mercè, las actividades paralelas del emac. se iban desarrollando. El emac.lab ambientaba el Centro Municipal Cultural con experimentación sonora mientras que parte del público practicaba en los distintos talleres que ofrecía el festival, tales como el taller de “minwood” realizado por Artinwreck, artista encargado de la decoración de los escenarios internos del emac.

Tras la hora de la comida, donde tanto los Street Food como el mercado de Borriana tomaban el protagonismo, comenzarían los conciertos en el Escenari emac, situado en el jardín del CMC La Mercè. Casi por sorpresa, y habiéndose anunciado unos días antes del emac., deBigote confirmaban que su concierto en Borriana sería el último antes de un parón indefinido. La banda dedicó a sus fans un concierto donde la emotividad del momento hizo brillar al grupo castellonense, que cerró con el tema Familia Feliz de su último álbum, dejando así de lado el “drama” de la situación. Al final se llevaron una gran ovación, y es que deBigote se había convertido en una de las bandas más representativas del indie-pop en la escena local.

Por su lado, Heatwaves siguen con su escalada particular. En un concierto donde presentaron los temas de su primer EP, también hubo lugar para adelantos del que será Heatwaves #2, e incluso para alguna canción nueva que consiguieron defender con soltura. La carismática Ana Beltrán se movía con facilidad por el pequeño escenario, sabiendo ganarse al público bajo unas melodías con reminiscencias de los Girl Groups de los sesenta.

La Plata partía como una de las bandas con mayor expectación del festival. La formación valenciana está últimamente en boca de todos y es que desde el éxito de Un Atasco su fama no ha hecho más que crecer. En el emac. presentaban los temas de su primer largo, Desorden (2018), que saldrá el 2 de marzo. Posiblemente fue el concierto que más público concentró en el jardín durante la jornada. Un concierto enérgico, donde el joven grupo apenas paró para respirar, excepto por un problema de un acople de sonido que se dió en el tema Me Voy (estrenado justo el día anterior). La Plata convencieron con melodías pegadizas, consiguiendo mover pies y cabezas entre los asistentes, y dejando la sensación de que aún van a ir a más.

La Plata // Fotografía de Sergio Balaguer

La maratón de música electrónica en el Escenari emac comenzaría con la actuación de TVERSKY. Con Xavier Paradís al mando de las mezclas y con Alan Imar como saxo-flautista-vocalista (WOW), el dúo de Barcelona supo ejecutar con elegancia su electrofunk bailable. Por otro lado, NAVVIER se alejaron de la sutilidad de TVERSKY y, arropados por su electrónica barroca y una mayor instrumentación, fueron la gran revelación del festival. Su puesta en escena visualmente atrapante permitió crear una atmósfera electrizante, donde la voz modulada de Álvaro Monreal se sobreponía a ritmos que se inyectaban en los oídos como auténticos chutes de adrenalina. NAVVIER llegaban al emac. después de que haya pasado un año desde el lanzamiento de su trabajo Pentathlon (2017), donde colaboraron con Bearoid en el tema Zócalo y a quien intentaron subir sin éxito al escenario. Durante el concierto sonaron tanto temas de Pentathlon como de sus otros trabajos; así como algunos de sus singles más recientes, como Churchill. Sin duda, el emac. fue escenario del paso de una banda que dará mucho de hablar durante el próximo año.

NAVVIER // Fotografía de Lauriane Charles

Siguiendo lo programado, beGun no lo tuvo fácil al comenzar su concierto. Tras un pequeño susto por un problema técnico, el productor barcelonés tuvo que enfrentarse al hecho de que los retrasos habían movido su concierto a la hora de la cena, lo que hizo que parte del público se decantase por la música que estaba siendo pinchada en la zona de los Street Foods. No obstante, beGun realizaría un concierto que iría de menos a más, donde su experimentación por la electrónica orgánica iría ampliando sonidos hasta llegar incluir su remix de At Your Funeral, tema de Bearoid, quien seguía entre el público. Finalmente, la jornada la cerrarían Tormix Dj junto a Howpopisnow Dj en una sesión llena de temazos y donde abundaba la música negra.

El domingo sería el gran día de La Mercè y es que, a pesar de que por la mañana también se desarrollaban diferentes actividades, el principal interés vendrían por los conciertos que se darían a partir de las 5 de la tarde en el Escenari Amfiteatre.

Como apertura al que sería el gran concierto de Maria Arnal i Marcel Bagés, la jornada empezó a cargo del dream pop de los valencianos M A R. Les siguió Desert, que acercarían su propuesta onírica al público. Marcados por los sonidos electrónicos, el grupo catalán mostraban rasgos que recordaban a grupos como Austra.

Por su parte, Gener presentaron con gran maestría los temas de su último trabajo, Oh, germanes! (2016). El quinteto valenciano destacó por su depurada ejecución y su emotividad. Fué una actuación en la que pudimos disfrutar de la voz de tenor del vocalista Carles Giner en todo su esplendor. Desde el comienzo de la actuación con Carles en solitario cantando a capella, hasta la última canción donde interpretó con su impresionante vozarrón el tema La reina de l’oceà. El resto del concierto se desarrolló sin más sobresaltos, con el resto de la banda actuando en un formato que, tal y como ellos mismos dijeron, era “algo más acústico de lo que estamos acostumbrados”.

Y el final del emac.2018 llegaría con el momento más esperado: la actuación de Maria Arnal i Marcel Bagés. Sin duda el gran acierto por parte de la organización, que no podrían haber elegido un cabeza de cartel mejor. Este dúo ha sido la gran revelación del 2017 y uno de los grupos más codiciados del 2018, año que les depara una amplia gira acompañada por el cartel de “sold out”. Con un lleno total, el CMC La Mercè era el escenario perfecto para ellos. Allí, en aquella antigua prisión de la época franquista donde fueron represaliadas miles de personas, el dúo catalán honró a la memoria histórica con la interpretación de su trabajo 45 cerebros y 1 corazón (2017). Emotivo concierto donde Maria Arnal llegó a inundar todo el edificio con su voz y donde Marcel Bagés consiguió que muchos asistentes tuvieran que levantar sus cabezas para ver sus rasgueos a la guitarra eléctrica. El dúo consiguió conectar con el público, creando una especie de verbena común que quedó patente en Canción Total, donde casi todo el anfiteatro cantaba al unísono el “De esta civili-li-li-li-li”, el “Miedo ensordecedor y aburrimiento” o el grito de “¡Ah!”. Tras la conocida y estremecedora Tú que vienes a rondarme se llevaron una sonora ovación del público. Después de una breve pausa, el dúo regaló un bis de dos canciones, donde versionaron el tema Miénteme, del Niño de Elche; canción que tocaban por segunda vez en directo y que continuaba con el homenaje a la tierra valenciana, después de haber mostrado las influencias del poeta Vicent Andrés Estellés o del músico Pep Gimeno “Botifarra”. Finalmente, Maria Arnal i Marcel Bagés acabarían con Tu saps, canto a la vida que serviría de cierre para un emac. que ha alcanzado su madurez en su edición más exitosa.

Autores: Iván (@TotFinder) y Sergio (@SerjBalz)