Crónicas

El Tsunami vuelve a arrasar Xixón en 2019

Tsunami Xixón, 2 y 3 de agosto de 2019. Nueva edición del festival gijonense, con sólo 3 años de antiguedad, pero que supone un verdadero éxito para la ciudad. Inumerables puestos de trabajo, turismo y sobre todo, buena música punk rock. Y es que el evento ha conseguido hacer sold out desde su nacimiento, a base de un precio muy competente por bandas muy decentes del panorama. Además, que mejor lugar que el Laboral Ciudad de Cultura, un espacio cuanto menos interesante y diferente para un festival así.

Viernes 2 de agosto

La jornada empezaba con un cambio muy presente. Good Charlotte tuvo que cancelar toda su gira por problemas familiares, por lo que finalmente no acudieron al festival. Su cambio no fue para el contento de muchos, y es que los suecos Satanic Surfers no son tan conocidos como podía esperarse de este cambio, y además tocaban muy temprano. Aun así estuvieron fantásticos. Un batería cantante dándolo todo y un público que pese a estar disperso hacía amagos de pogo.

Satanic Surfers – Fotografía realizada por Pablo B.

Los siguientes fueron Atomic Zeros, que intentaron animar pero el calor no ayudaba en absoluto. Aun así ofrecieron una performance divertida y con mucha expresividad en el escenario por parte de su cantante.

Donde ya se noto que el festival se animaba fue con The Baboon Show. Una hora más agradable, el escenario Mahou tapaba el sol y la cantante de la formación no podía ser más enérgica. Derrochando carisma por el escenario, tocaron algunos de sus mejores temas como Lost You in a Second.

The Baboon Show – Fotografía realizada por Pablo B.

Decidimos ver tras ellos en el mismo escenario a Carolina Durante. Teníamos la sensación de que este grupo no encajaría tanto siendo el festival muy punk, siendo ellos más indie rock, pero la cosa tuvo sentido después. Lo que marcaba era su actitud. Como si de una banda punk se tratase, Diego no pudo saltar más, y con ellos se formaron los mejores pogos de esa tarde. Sencillamente memorable. Esta banda no hace más que arrasar en cada festival al que va.

Carolina Durante – Fotografía realizada por Pablo B.

Tras esto vimos a Pulley. La banda llevaba muchísimos años sin pisar territorio nacional y la energía se noto muy fuerte en el grupo. Tanto que probablemente fuera de los conciertos más intensos pero no haber caído el sol. Contamos aproximadamente 30 personas que fueron levantadas y tiradas al foso. Una auténtica locura.

Pulley – Fotografía realizada por Pablo B.

Llegaba ya la noche, y con ella Toundra. El grupo español, que vino para ayudar un poco a la situación del festival como simple añadido, suposo un coctel de sensaciones. El escenario pequeño casi no les hacía justicia. Dieron un bolazo, con gran parte de sus temas. La atmósfera que se transmitía entre los espectadores era mágica.

Toundra – Fotografía realizada por Pablo B.

Ya con la noche establecida teníamos las dos últimas bandas grandes del día: Danko Jones y The Offspring. Los primeros ofrecieron un concierto muy entretenido, en el que el cantante no paraba de decir que se llamaba “Dan Cojones”, causando risa entre la audiencia. Los segundos si que fueron otro asunto. Acudieron a la primera edición del festival y se les notaba con ganas, pero su cantante con la antigüedad que ya posee el grupo se nota que está desgastado por el tiempo. Aun así, Self Esteem y You’re Gonna Go Far, Kid hicieron saltar a todo el mundo.

The Offspring – Fotografía realizada por Pablo B.

Sábado 3 de agosto

Llegamos justo para ver a False Heads. No habían venido a España y su música no estuvo nada mal. Siendo tan temprano uno de sus integrantes casi se tira al público, pese a que no hubiera mucha gente. Se ve que tienen futuro. Venturi más de lo mismo, extraños para un festival de estas características pero aun así supieron explotar el escenario pequeño.

La sorpresa vino entonces. No Fun at All tuvo un problema con su vuelo, y cambió su hora con El Altar del Holocausto. Si fue el mejor concierto del festival se dice y ya está. Ataviados con túnicas blancas, como si de una secta se tratasen, su música instrumental retumbó por todo el Laboral. Eran las 18 de la tarde, pero acabaron con un wall of death en el que repartieron camisetas, discos y de todo. Que bien les sentó estar en el escenario Mahou, el grande, porque lo merecían totalmente. Es un concierto que ellos han expresado por redes que van a recordar con cariño. Y nosotros también.

El Altar del Holocausto – Fotografía realizada por Pablo B.

Después nos acercamos a ver a Side Chick. No conocíamos mucho de la banda, y nos sorprendió bastante, sobre todo la actitud de su cantante. Como si de Scott Pilgrim se tratase, tocaron temas rollo garage rock muy variados y enérgicos.

La tarde seguía con La Maravillosa Orquesta del Alcohol, muy raros para un festival de punk. Pero oye, la gente los disfrutó como si no hubiera un mañana. Y es que su potencia en el escenario pocos grupos los tienen actualmente en el panorama nacional.

Ahora sí, No Fun at All salía al escenario pequeño. Este estaba muchísimo más lleno que otros conciertos allí, y era lógico. El punk rock resurgió de nuevo en el evento, y se noto que la gente lo disfrutó. Tocaron muchísimos temas de sus discos y más de uno acabó en el foso.

No Fun at All – Fotografía realizada por Pablo B.

Finalmente venían los platos fuertes del día, y que mejor manera de empezar que Berri Txarrak y su gira de despedida. Un concierto magnífico, lleno de sorpresas como el cantante de La M.O.D.A cantando con ellos en el escenario. No faltó una cover cuanto menos curiosa de Yo quiero bailar, pero con su obvio toque de rock.

Poco después teníamos a Kaiser Chiefs, que venían presentando nuevo disco, Duck. Lo queramos o no, se notaba cuando tocaban los clasicazos o cuando tocaban canciones del nuevo disco. El entusiasmo era muy distinto, pero pese a ser un concierto algo irregular, los picos buenos fueron tremendamente satisfactorios. I Predict a Riot, Ruby o The Angry Mob no dejaron al público quieto.

Kaiser Chiefs – Fotografía realizada por Pablo B.

Acabamos el festival con lo que gran parte del festival esperaba: NOFX. Pese a haber estado recientemente en España con Punk in Drublic, había muchas ganas de que la banda acudiera a este evento en particular. Y la cosa, bueno, podría haber ido mejor de lo esperado. No podemos negar que han sido una formación que ha marcado el punk rock de finales de los 80, pero las críticas de hablan demasiado en los conciertos no dejan de ser ciertas. A parte de esto, literalmente la mitad del público era un pogo de puro caos y gente arrollando a otra. No vamos a negar que esto es puro punk, y bueno, tenían su gracia de vez en cuando. No faltaron temas como Dinosaurs Will Die o Linoleum.

NOFX – Fotografía realizada por Pablo B.

Y esto fue todo. Tsunami Xixón 2019 pese a sus problemas de última hora y el tema comida, que dejaba mucho que desear, ha vuelto a ser una edición exitosa y sin mal resultado. Esperemos que este evento siga mejorando y apostando por bandas que no podemos ver tanto en territorio nacional. Que el punk rock nunca muera.