Crónicas

FeCStival 2017: la música vence a las nubes

A las 11 el Parque Rafalafena abría sus puertas para dar el pistoletazo de salida a la quinta edición del FeCStival. A primera hora lo que más llamaba la atención fueron la cantidad de familias que hacían cola para ponerse la pulsera. El FeCStival Kidz fue sin duda uno de los grandes triunfos de esta edición.

Los Amantes fueron los encargados de abrir el escenario Clio, lo cual nunca es fácil. Se juntaron la llovizna y una hora temprana de actuación, lo que dio como resultado escasez de público. Aun así, había varios grupillos de fans fieles esperando con impaciencia a que la llovizna diera un respiro y dejaran a Los Amantes empezar su actuación. La banda se presentó con un cambio en la formación, el bajista, en lugar de Fritz, era Junior Mackenzie, otro músico de la escena castellonense. Arrancaron con temas de su nuevo disco, Open 24 HoursRojo y Azul, El Plan, Asesinos conocidos… con su power pop desenfrenado.

Los Amantes // Fotografía de FestFurz

Tras ellos llegarían Maculy, también de la escena local. La banda de rock alternativo presentaba su EP homónimo ante un público aún escaso, ya que coincidían con la hora de la comida.

Y tras un parón a la hora de la siesta, llegaría el momento de los conciertos de la tarde, que empezaban con Noise Box. Aunque la gente ya estaba en los aledaños del escenario a las 17:00 (el 2×1 en cervezas a esa hora influyó), el grupo aún estaba con las pruebas de sonido. El concierto no empezaría hasta varios minutos después, lo cual alteró los horarios del resto de la jornada. Pese a ello, y a un público un poco tímido, Noise Box se mostraron seguros sobre el escenario. Presentando su álbum Every Picture of You Is When You Were Younger, consiguieron recrear en el FeCStival un ambiente distópico, a base de rock distorsionado con tintes de shoegaze. La banda volvió a recordarnos que de Murcia parece que solo salen grupos con talento.

Noise Box // Fotografía de FestFurz

La banda castellonense de indie nacional deBigote hizo gala durante su actuación de un carisma envidiable que el cantante consiguió transmitir a través de sus canciones. El concierto se desenvolvió con normalidad con un público al que consiguió enganchar. Si una cosa está clara es que aprovechó su hora en el escenario para mostrar todo su potencial. Para acabar, se escogió el tema Familia Feliz, título que define a la perfección a este grupo.

Alice Wonder dio un concierto sin demasiadas sorpresas, muy fiel a su estilo tocó temas propios y varias versiones, dándole su toque acústico. Cabe destacar su tremenda voz y la calidad de su directo, que nada tiene que envidiar al sonido de sus temas en formato digital. Lo único que echamos un poco de menos fue que se mostrara un poco más cercana al público, ya que mantuvo su estatus de diva indie acústica sobre el escenario.

Alice Wonder // Fotografía de FestFurz

El regreso de los manchegos Mucho a tierras castellonenses fue breve pero intenso, ya que se esforzaron para poder volver a presentar su último trabajo, Pidiendo en las Puertas del Infierno, y tocar temas de trabajos anteriores en el tiempo que tenían asignado por la organización. Por su parte, el vocalista Martí Perarnau parecía una especie de James Murphy español. Con su música indie con toques de electrónica, la banda empezó a poner a bailar al público, iniciando lo que sería la recta final del festival. Y que levante la mano quien no bailó Nuevas Ruinas o Fue.

Mucho // Fotografía de FestFurz

El grupo castellonense Ruth Baker Band con cantante valenciana desprendió todo su encanto ante un público que ya empezaba a decantarse por una mayoría adulta. El concierto estaba programado para las 9, pero como sucedió durante toda la tarde, se hizo esperar una hora más de lo anunciado inicialmente. De esta manera, la velada se desarrolló entre covers y canciones propias del último y primer disco de esta banda que entremezcla estilos como el rock clásico, hard, soul y con claros matices sesenteros.

El gran hit fue el tema principal de su discografía: Shake!, una canción que con la potente voz de Amparo Jiménez/Ruth Baker consigue que hasta los más tímidos muevan el cuerpo.

Lo que Cala Vento ha conseguido en dos años es digno de estudio, y es que en el FeCStival demostraron que ya son una banda de referencia en el circuito musical nacional. Pese a que había cierta diferencia de actitud entre los fans (muy fans) de las primeras filas y el público general de más atrás, la banda de l’Empordà volvió a conseguirlo, volvió a conquistar a la mayoría de los asistentes.

Parte de la culpa de que muchas de las personas que fuesen a escucharlos acabase acercándose tras el concierto al puestecito a por merchandising es de ellos mismos en vivo. Aunque debido a los retrasos fueron muy directos y tímidos de cara a la gente, la pasión que ponen al tocar los temas es innegable. Cala Vento tocan desde dentro, y lo demuestran en cada canción.

En el setlist predominó su segundo y último álbum hasta la fecha, Fruto Panorama. No obstante, no olvidaron su pasado, ni aquel single llamado Unos poco y otros tanto, ni aquel álbum homónimo impecable liderado por Estoy enamorado de ti, Isabella Cantó o Abril, tema con el que cerraron después de un increíble solo. Un solo de guitarra y batería a la vez, ya que estos chicos forman un uno en el escenario, lo cual no es tan fácil de ver en los dúos como parece.

Cala Vento // Fotografía de FestFurz

Smile se ganó al público con un reparto de canciones llenas de ritmo y acento surfero. La banda, que acaba de sacar a la luz su último trabajo Happy Accidents, eligió un reparto de canciones variado. No pudieron faltar algunas de las más míticas de su discografía como City Girl, aunque predominaron los temas más nuevos como Light You Up y When The Lights Change.

John Franks, cantante de Smile, desprendió energía y buenas vibraciones desde el minuto uno. No dudó en bajar del escenario varias veces, bailar con el público o en unirse a la gente que disfrutaba de las canciones bailando encima de los altavoces. Todo un espectáculo de desenfado e improvisación que la banda supo cómo aprovechar.

Más tarde, en petit comité, John Franks nos confesó que le había parecido un público hostil comparado con el que estaba acostumbrado a tratar. Sí que es cierto que el FeCStival está compuesto de un tipo de oyente más variado y que quizá no conocía a la banda, pero desde una óptica generalista, en FestFurz podemos afirmar que sí que consiguió conquistar a los asistentes.

Logo iluminado del FeCStival // Fotografía de FestFurz

Rocket DJ & Pablo Mármol DJ fueron los artistas que sufrieron más el retraso que se arrastró durante todo el festival. Su sesión estaba programada para durar dos horas y llegó apenas a los 60 minutos. Aun así, el público que aguantó hasta el final de la jornada pudo disfrutar de un gran combo en el que sonó desde Las Bistecs hasta Foo Fighters, pasando por Daft Punk o Tame Impala. El festival acabó con una sorprendente mezcla de Creep, canción más que curiosa para cerrar una fiesta.

Al final llegó la hora del cierre y se dio por finalizada la 5ª edición del FeCStival, dejando muy buen sabor de boca entre los 2000 asistentes y muchas ganas de ver qué nos deparará la 6ª edición.

 

Autores:

Eva (@eviis_24)
Iván (@TotFinder)
Rebeca (@_MissFahrenheit)
Sergio (@SerjBalz)