Crónicas

FIB 2018 (III): Sábado

Nuestro sábado arrancó en el escenario principal, donde se encontraba Ariadna, cantante Los Punsetes inmóvil en uno de los trajes más horteras y psicodélicos de su colección. El escenario contaba con una gran pantalla en la que se mostraban visuales que servían de acompañamiento a las canciones. Interpretaron temas de varios de sus trabajos como Arsenal de excusas o ¡Viva! Dieron un buen concierto, al que se acercó bastante gente, en su mayoría público nacional.

The Kooks fueron una agradable sorpresa. El grupo subió a un escenario muy sencillo: un fondo negro con su logo y una iluminación blanca muy discreta. ¿Para qué más? Pese a que parece que el grupo haya quedado congelado en su fase inicial adolescente, ya tiene mucha trayectoria a sus espaldas y esto se notaba sobre todo en su cantante Luke Pritchard. Creó una gran conexión con los asistentes y, entre eso y la excelente combinación que supieron hacer  con los temas de todos sus discos, el buen rollo reino durante todo el concierto, tanto arriba como abajo del escenario.

Pet Shop Boys fueron los cabezas de cartel del sábado. Autores de grandes temas de la historia de la música, consiguieron que un público con rangos de edad muy dispares disfrutaran a una de su música. La puesta en escena fue espectacular, con globos, luces y lásers. Un auténtico espectáculo que de cara al final fue complementado por una ligera lluvia. Aun así, el concierto siguió, y convirtió a Always on my Mind en uno de esos recuerdos que se te quedan grabados en la memoria.

Tras ellos en el escenario Vosa empezaba uno de los conciertos más esperados del FIB para los amantes de la música alternativa: el de Belle & Sebastian, que regresaron al festival tras 14 años desde su última actuación. Dieron un gran concierto, con una respuesta del público excelente a pesar de la lluvia que no desmereció ni un solo minuto del espectáculo. Como suele ser habitual en sus conciertos, Stuart invitó a parte del público a subir al escenario interpretando varias canciones junto a ellos.

Mientras tanto llegaba el momento de otro de los dolorosos solapes del festival: Metronomy y Chase and Status en los escenarios Visa y Las Palmas respectivamente. Con la banda al completo, los ingleses Metronomy dieron un multitudinario concierto con una puesta en escena muy cuidada y elegante. La mezcla de synth pop y electrónica junto con guitarras sonó perfectamente en directo. Por otro lado en el escenario principal un gran número de asistentes presenció los eléctricos ritmos y el increíble espectáculo de luces y láseres de Chase & Status.