Lo más Furz

Los 10 mejores discos internacionales del 2019

Cerramos el repaso a lo mejor del año con nuestros discos internacionales favoritos, siguiendo a los álbumes nacionales, canciones y EPs. Una lista ecléctica donde se evidencia que cada vez es más recurrente la mezcla de sonidos y géneros en los LPs.

10. Have a Nice Life – Sea of Worry

El 2019 nos ha traído de regalo el esperado tercer disco de los estadounidenses Have a Nice Life. Convertidos en una banda de culto en sus casi dos décadas de existencia, el grupo muestra su madurez en Sea of Worry, donde se destapa su visión más gótica y experimental del post-punk.

9. Ana Frango Elétrico – Little Electric Chicken Heart

La artista carioca nos invita a viajar a través de los nueve cortes de su trabajo por un camino donde encontramos una versión juvenil y anárquica de sonidos provenientes de la samba, el jazz o la psicodelia. Todo ello pasado por un tamiz pop que recuerda a la música popular brasileña de los 60 y 70.

8. King Gizzard & The Lizard Wizard – Infest The Rats’ Nest

El grupo australiano ha vuelto a demostrar su incontinencia creativa este año. Tras los cinco trabajos del 2017 y el Fishing for Fishies de abril, el septeto lanzó su álbum más metalero hasta la fecha. Un disco liderado por Stu Mackenzie, donde sus influencias del trash metal ochentero quedan más que evidenciadas.

7. Sharon Van Etten – Remind Me Tomorrow

Sharon Van Etten muestra su propias confrontaciones en Remind Me Tomorrow, un álbum que supone otro giro en su carrera. Con un mayor protagonismo de los sintetizadores, la artista norteamericana consigue recrear una atmósfera épica y emotiva en su trabajo más completo.

6. slowthai – Nothing Great About Britain

El artista de Northampton consigue plasmar en su debut a la sociedad británica en tiempos de Brexit, haciendo de la política el telón de fondo de su álbum. Con una actitud punk, slowthai tira del grime y el hip hop británico para mostrar su increíble facilidad para narrar las virtudes y defectos de su pueblo.

5. Little Simz – GREY Area

La rapera británica rompe con los muros del patriarcado en un álbum donde evidencia su esfuerzo por alcanzar el éxito. En GREY Area muestra su propia victoria contra unos prejuicios que han buscado frenarla mientras crecían sus colegas masculinos. Un trabajo caótico donde tira de creatividad a la hora de mezclar lo mejor del hip hop, el jazz o el neo-soul.

4. Nick Cave & The Bad Seeds – Ghosteen

Nick Cave pasa en Ghosteen a una nueva fase que continúa con el desgarrador dolor que presentó en Skeleton Tree (2016). El artista australiano nos muestra con calma su duelo y su forma de tratar con la muerte. Una obra abrumadora que cose con heridas hasta en lo más profundo del alma.

3. FKA twigs – MAGDALENE

FKA twigs muestra un aura espiritual a lo largo de nueve canciones que viran entre la fragilidad y la lozanía. Con una brillante belleza la artista consigue evolucionar su sonido, otorgando un mayor protagonismo a una electrónica que baña su personal mezcla de R&B y trip-hop.

2. Lana del Rey – Norman Fucking Rockwell!

Lana del Rey vuelve a su faceta más personal en Norman Fucking Rockwell!, un trabajo que supone un punto de inflexión en su exitosa carrera. Con un mayor protagonismo de las melodías, Lana del Rey se muestra más madura en este trabajo, mostrando una visión natural y segura de su excelente capacidad como compositora e intérprete.

1. Tyler, The Creator – IGOR

IGOR funciona como una continuación lógica de Flower Boy (2017). Un disco que pone en lo más alto a Tyler Okonma, donde se completa su evolución hacia un sonido más accesible y también más grande. Lejos queda aquella época del rapero rabioso. Tyler se abre al neo-soul, al funk o al R&B en este trabajo, donde el artista crea a un alter-ego (IGOR) para mostrar el dolor por amor que existe en un triángulo amoroso.