Crónicas

Low 2018: Así fue el décimo aniversario del mítico festival.

Cabecera: Los Planetas @ Low 2018 – Foto de Javier Rosa

 

Hace una semana tuvo lugar la décima edición del Low festival. Como desde hace unos años el evento se celebra en la ciudad deportiva Guillermo Amor de Benidorm. Situado a unos 20 minutos del centro de la ciudad, el recinto es un espacio que puede parecer extraño para celebrar un festival pero que en la práctica resulta realmente cómodo. Tanto en cuanto a capacidad para acoger a todos los asistentes como en visibilidad, ya que el escenario principal cuenta con gradas de libre acceso desde las que se pueden ver los conciertos.

VIERNES

El viernes de festival empezó con algunos de los cantautores más relevantes del panorama nacional. Como son Joana Serrat, Christina Rosenvinge, Iván Ferreiro o La Bien Querida. A continuación, tras un cambio de última hora La Plata actuó en el escenario Jägermeister. Tras ellos, Abraham Boba salió al escenario Matusalem dispuesto a comerse al público reafirmado el directo de León Benavente como uno de los mejores del panorama nacional. Como curiosidad añadir que antes de terminar la segunda canción salió volando hacia el público la primera baqueta (que no sería la última). Durante el concierto Abraham se mostró agradecido por estar en el décimo aniversario, ya que en su día formó parte del cartel de la primera edición del festival junto a Nacho Vegas y otros artistas.

La Plata – Foto de Liberto Peiró

Y cuando creíamos que lo de León Benavente era insuperable, aparecieron los franceses Phoenix en el escenario principal para demostrarnos que todavía quedaban grandes conciertos por ver. Qué decir de Phoenix, un directo impresionante acompañado de unos visuales excelentes. Con su saber estar sobre el escenario, dieron un repaso a todos sus grandes temas, versionando en directo algunos de ellos. Increíble el equipo de producción que les acompaña en esta gira. Cuando parecía que todo había acabado volvieron a tocar el tema Ti Amo mientras Thomas cantaba entre la audiencia, acompañado por un público que coreó sus canciones y alzó al cantante que regresó al escenario principal haciendo crowdsurfing. Espectáculo en estado puro.

Phoenix – Foto de Javier Rosa

Seguidamente los valencianos La Habitación Roja estuvieron presentando su último trabajo ante gran número de personas. Con una puesta en escena sencilla triunfaron entre un público que coreó sus temas más nuevos y clásicos a partes iguales.
Para cuando terminaron, Vitalic ponía patas arriba el escenario principal con sus potentes ritmos y un espectáculo de luces realmente impresionante compuesto por varias piezas cuadradas que se movían para crear formas que parecían venidas de otro planeta.

Tras la electrónica más arrolladora, los vascos Belako demostraron porqué son una de las bandas emergentes más importantes del momento. Con un ligero cambio estético y musical que les hizo sonar más eléctricos que en giras anteriores. La banda, muy comprometida con la causa, dedicó un tema en contra de la violencia machista.

Cerrando la primera jornada encontramos a Kero Kero Bonito, a ritmo de su j-pop puso a bailar a todos los que se acercaron al escenario principal acompañados de una puesta en escena sencilla pero con unos visuales de estética japonesa. Sin duda un grupo excepcional, y un descubrimiento para gran parte de asistentes al festival. Tras ellos llegó el uno de los momentos más esperados del dia: el cierre del festival a ritmo de elyella. Una enorme cantidad de gente se encontraba esperando frente al escenario matusalem después del concierto de Kero Kero Bonito. Los aclamados djs no decepcionaron a su público, con una puesta en escena en la que llamaba especialmente la atención el corazón que compone la portada de su EP. Todo ello acompañado por cañones de confeti y grandes globos que rebotaron entre el público. Sin duda una gran sesión con un final por todo lo alto en el que se formó una larga conga a ritmo de What you know de Two door cinema club.

 

SÁBADO

El sábado fueron Egon Soda los encargados de abrir el festival, con una importante afluencia de público para lo temprana que fue su actuación. Seguidos por el blues de los estadounidenses Vintage Trouble.

Vintage Trouble – Foto de Javier Rosa

Más tarde era el turno de Carlos Sadness, que con una puesta en escena sencilla llenó el escenario secundario mientras presentaba su último trabajo, Diferentes tipos de luz. No faltaron temas como Amor Papaya o Te quiero un poco. Tras él, en el escenario principal Jota empezaba con uno de los últimos conciertos de la gira aniversario de Los Planetas. Empezando con Islamabad, interpretaron temas como Santos que yo te pinte, Hierro y Níquel, Segundo premio o Espíritu Olímpico. Con lo que en realidad, las canciones interpretadas de Una semana en el motor de un autobús fueron más bien pocas. Aún así fue un buen concierto, en su línea.

Para cuando Jota terminó de cantar Alegrías del incendio, salía al escenario secundario Javiera Mena. Sin duda una de las actuaciones más esperadas del festival. Y es que tras el lanzamiento de Otra Era la chilena a penas se ha dejado ver por España. No obstante este año está de gira y el Low fue una de sus paradas. Con su elenco al completo, bailarinas incluidas, interpretaron temas nuevos y más antiguos, algunos de ellos con nuevas coreografías como Dentro de ti y otros con coreos ampliamente conocidas y queridas como en caso de Espada.

Tras el synth pop de Javiera llegó un cambio de estilo importante, pues era el turno de Biffy Clyro. Los escoceses siguen fieles a su estilo rockero, con un directo bueno (suelen tener problemas de acoples y fallos de sonido) que transcurrió sin problemas técnicos. Dieron un amplio repaso a todos sus grandes temas como That Golden Rule o Bubbles con la energía que los caracteriza sobre el escenario. Sin duda uno de los grupos más rockeros del festival. Y del rock al garage punk de Novedades Carminha que salieron dispuestos a comerse el escenario frente un público muy entregado.

Fueron los primeros confirmados de esta edición del festival y el grupo de electrónica más importante del cartel: The Chemical Brothers. Acostumbran a sembrar éxitos allá por donde pasan, y el low no fue menos. Con unos visuales de infarto en los que se veían formas geométricas moviéndose al ritmo de la música o incluso siluetas humanas danzando, corriendo, saltando o huyendo… Pero esto era solo el acompañamiento a una actuación muy potente que no dejó a nadie indiferente.

Cerrando la jornada festivalera encontramos al cantautor Joni Amatria, que puso a gran número de gente en pie a golpe de synth pop y sus temas Animal o Chinches. Uno de los artistas más prometedores del momento en el panorama nacional. Seguido por Moullinex, que dio un espectáculo en todos los sentidos. El concierto fue una performance completa, desde la música a las coreografías pasando por la puesta en escena y vestuario. Un concierto divertidísimo donde la gente no paró de saltar, cantar y pasarlo bien. Y como no puede faltar en ningún festival que se precie, el cierre a cargo de Dj Coco.

 

DOMINGO

Con Modelo de Respuesta Polar y Woods dio comienzo el domingo, el último día de festival. Tras ellos Santiago Auserón y Sexy Sadie interpretaron algunos de los temas más conocidos de Radio Futura y de la historia del pop de los ochenta.

En el escenario Matusalem los murcianos Perro, con su nueva puesta en escena interpretaron varios de sus temas más conocidos y gamberros. A golpe de ruidoso pop rock demostraron que son uno de los grupos con más talento y potencial del momento. Seguidos por un grupo radicalmente opuesto a ellos: Izal. Que tal y como estaba previsto, abarrotaron el escenario principal. Todo un fenómeno de masas que hace ya tiempo que no aporta nada al mundo de la música indie.

 

Perro – Foto de Javier Rosa

Volviendo al escenario secundario era el turno de uno de los grupos que han sido corredores de fondo en la carrera de la música nacional: Niños Mutantes. Veinticuatro años de experiencia les avalan y eso se nota cuando salen al escenario. Dieron un buen concierto, técnicamente impecable.

Para cuando terminó de sonar Errante llegaba el momento más esperado del festival… para unos pocos. Y es que el hecho de ser los cabeza de cartel, con la única fecha a nivel nacional en festivales tras años sin pisar el levante valenciano, no les sirvió para conseguir un lleno tan rotundo como el logrado por Mikel y su banda. Con una puesta en escena muy sencilla, los ingleses Editors estuvieron brillantes sobre el escenario. Acompañados del inigualable carisma y saber estar de Tom Smith sobre el escenario. Interpretaron varios temas de su último trabajo, que sonaron mucho mejor en directo respecto su versión de estudio. Sin duda un gran concierto, con un final inesperado ya que acabaron con Magazine, en lugar de su tradicional despedida a ritmo de Papillon (que tocaron la penúltima)

Enfilando el final de la noche, llegó el turno del pop-rock. Tanto a nivel nacional a cargo de La M.O.D.A., que dio uno de los mejores conciertos hasta el momento en su gira de festivales, como a internacional con Kakkmaddafakka, que desataron la locura en el escenario principal como solo ellos saben.

Pero sin duda alguna, el que fue el concierto más espectacular y brillante del festival fue el fin de fiesta a cargo de Las Chillers. Abarrotaron el escenario secundario, haciendo que una emocionadisima Rocío no tuviera más que palabras de agradecimiento hacia el público. Fue un concierto divertido, lleno de canciones petardas con una puesta en escena desenfadada que convirtió el Low festival en una gran fiesta.

Para aquellos que se quedaron con ganas de más, Vive la Fête repitieron en el escenario principal tras su actuación en la fiesta de bienvenida, poniendo el punto y final al grueso de la programación del festival.

Ahora toca seguir disfrutando del verano, pero con la vista puesta hacia adelante porque en unos meses empezaremos a saber cuáles serán los primeros nombres que formarán parte del cartel del Low 2019