Crónicas

Low Festival 2019 o cómo mantenerse relevante

El tiempo en Benidorm no pintaba mal. Medio nublado, medio soleado, la temperatura no era la peor y las fechas seguían siendo muy parecidas a las de otros años. 26, 27 y 28 de julio, la ciudad deportiva Guillermo Amor volvía a acoger al evento musical veraniego de la ciudad. Los ritmos indies, pop rock y electrónicos llenaban un espacio lleno de propuestas muy variadas, nacionales e internacionales, que colapsaban para dar uno de los mejores festivales nacionales. Y es que el Low Festival ha estado totalmente a la altura este año.

Viernes 26 de julio 

La apertura era a las 18:30h y algunos grupos reducidos de gente se situaban en la entrada al recinto. En el momento que abrieron las puertas, no veías mucha gente, pero al entrar la cosa era distinta. Apenas 15 minutos después en el escenario Jägermusic, donde se concentraban las propuestas más alternativas, empezaba a tocar Camellos. El bolo estuvo bastante más animado de lo que uno esperaría a esta hora, con una gran cantidad de público. Podíamos ver a numerosos fans del grupo con su camiseta y todo, disfrutando de cada canción. “Se nos ha roto una cuerda de la guitarra, a partir de aquí todo es cuesta arriba”, decían, cuando poco después se puso a lloviznar un poco y por poco tuvieron que parar antes. Aun así fue todo bien.

Camellos – Fotografía realizada por Pablo B.

La jornada continuaba con unos The New Raemon que dieron lo que pudieron a esta hora, no por ello siendo bastante entretenidos. Poco después teníamos a Mucho, que sorprendió a muchos a base de ritmos muy electrónicos con reminiscencia a leyendas como Daft Punk. Incluso cayó una cover de Michael Jackson.

Los siguientes grandes eran Dorian en el escenario Vibra Mahou, pero decidimos optar por una propuesta diferente, de nuevo en el escenario Jägermusic con la curiosa formación de His Majesty the King. Ritmos indie rock en inglés que acercaron a los más curiosos. Tocaron además nuevos temas.

Tras su concierto decidimos pasarnos a ver cómo era el escenario Energy Sistem. Un escenario bastante pequeño pero en el que se concentraban numerosas personas con ganas de marcha. Pudimos disfrutar de los temazos electrónicos por parte de Nando Costa.

Después vimos a los ya clásicos Airbag, que tocaron muchísimas canciones, en su gran mayoría de su último trabajo, Cementerio Indie, que fue lanzado hace varios meses. Inconfundible empezar el concierto con Eleven y Mike. 

Airbag – Fotografía realizada por Pablo B.

Tras ellos decidimos ir a ver a una de las grandes propuestas del día, Foals. No faltaron temas de todos sus discos, pero enfocándose principalmente en su último álbum, Everything Not Saved Will Be Lost: Part 1. Spanish Sahara fue uno de las canciones más destacadas, en un concierto al que quizás le faltaba algo de gancho para dar el impacto que puede dar el grupo. Consideramos que tuvo un final que se hizo incluso algo pesado, con una muy prolongada Two Steps, Twice. Pese a esto, la banda tuvo momentos fantásticos e interactuaron con el público.

Les tocaba a Ladytron, leyendas de lo electrónico, cuando ya la noche caía completamente en Benidorm. Pese a algunos problemas técnicos el oscuro grupo ofreció una actuación memorable, acabando con Destroy Everything You Touch. Los temas de su último disco homónimo también sonaron fantásticos en directo, especialmente The Island.

Ahora la cosa se complica, ya que solapaban Mourn y Bastille, y la propuesta de las primeras no dejaba de ser demasiado interesante de ver en comparación al conocidísimo grupo de pop electrónico. Vimos la segunda mitad de Bastille como solución, pero aun así ambos no dejaron de ser bolazos, con el público muy animado.

Teníamos después a Miss Caffeina, pero aquí Nova Twins ganaban por goleada como la opción acertada. Primera vez en España, estas eclécticas artistas de Inglaterra dieron directamente uno de los mejores conciertos del festival. La energía y la agresividad se palpaba en el dueto, junto a un más que correcto batería. Tocaron temas nuevos a parte algunos lanzamientos recientes, como su canción Devil’s Face.

Nova Twins – Fotografía realizada por Pablo B.

Acabamos el día derrotados viendo a unos más que interesantes Fischerspooner en los que pudimos disfrutar de Sir, su disco publicado en 2018. Emerge no faltó a la cita tampoco.

Sábado 28 de julio 

El día más indie nacional de todos por mucha diferencia, en el que reinaba New Order en la parte alta de cartel. Sin duda de los días más esperados por muchos. Y era de esperar, porque la variedad era interesante.

Decidimos empezar el día con Alice Wonder en esta ocasión. Pese al calor, ella estuvo fantástica. Es fascinante ver a una artista tan natural en el escenario, siendo tan franca con los asistentes y hablando un poco de eso, de la vida. Interpretó bastantes temas de Firekid a parte de La Apuesta, canción con la que espera ganar un Goya.

Alice Wonder – Fotografía realizada por Pablo B.

Nos acercamos después al escenario Benidorm de nuevo, para ver a los sevillanos Full. Sonaron numerosos temas de Capadocia a parte de sus ya clásicos Distintos y Otra vez.

Y volvía a haber dilema. Los indies Viva Suecia o Chancha Vía Circuito. Por suerte nos dividimos y pudimos disfrutar de ambos conciertos. Viva Suecia tuvo a un público entregadísimo gozando todas las canciones pero en el escenario Jagermeister había una experiencia bastante diferente. Ritmos tradicionales africanos y cumbia se mezclaban creando un cóctel de sonidos fascinante. Así fueron Chancha Vía Circuito.

Viva Suecia – Fotografía realizada por Sergio B.

La afluencia de público se iba notando a estas horas de la noche, y Xoel López tocaba en el escenario BenidormTierra o Lodo mostraron el potencial de este artista.

Y llegaba la gran baza de la noche, lo que hizo que se llenara el escenario Vibra Mahou. New Order salía al escenario con un despliegue visual impresionante. Pudimos disfrutar en su gran mayoría de temas de la propia banda, como Blue Monday, Restless o Bizarre Love Triangle. El emocionante broche de oro lo puso una apoteósica Love Will Tear Us Apart, tema de Joy Division, que todo los asistentes cantaron a coro. Sinceramente un momento mágico para recordar.

Tras esto decidimos acércanos a ver a White Fang. Y otra sorpresa nos llevamos. El grotesco punk de los americanos crearon pogos a altas horas de la madrugada cuando ya sólo queda cansancio y gente con unas cervezas de más. El cantante, sin camiseta y haciendo pinos-puente en el escenario dio muchísimo juego, interpretando acciones como si de un mimo se trata. Simplemente una locura de concierto, en el que se les fue un poco la hora y empezaron a tocar canciones de 30 segundos. Por qué no.

White Fang – Fotografía realizada por Pablo B.

Pudimos ver acabar a Cut Copy y tras ellos terminaríamos el día con Cupido. Pimp Flaco y Solo Astra son una combinación increíble, que lo queramos o no han conseguido atraer a muchísima gente con su mezcla de indie y trap. No sabes mentir y Autoestima acabaron nuestra noche.

Domingo 29 de julio 

Último día, y no por ello más gratificante en cuanto a variedad. Volvemos a tener indie español, algunos artistas internacionales y sorpresas en directo. Porque se puede sonar muy bien en estudio, pero el directo es otro asunto.

Adriana Proenza fue nuestro primer descubrimiento del día. La hora no acompañaba en absoluto, hacía calor, y su propuesta tan calmada no atrajo a mucha gente. Ella en cambio estuvo genial. Con sus composiciones que recuerdan a artistas como Clairo o Cuco, dio una actuación mas que aceptable. Muy chill, pero guay.

Adriana Proenza – Fotografía realizada por Pablo B.

Tras ella volvimos para ver a Cariño. El trío de tontipop literalmente se está recorriendo toda España, son sin duda uno de los bombazos de este último año. Y es normal, es el perfecto grupo para festivales, divertido y con letras pegadizas. Lamentablemente no pudimos verlas mucho, porque teníamos a The Vaccines, uno de los grandes del día, preparándose para tocar en el escenario Vibra Mahou.

Mereció la pena acercarse. El grupo lo dio todo en el escenario pese a ser apenas las 20 de la tarde, con temazos como If You Wanna o All My Friends Are Falling in Love. Todo acompañado de un cantante muy enérgico, gracioso y carismático actuando. Una gozada de concierto.

The Vaccines – Fotografía realizada por Pablo B.

Y después de esto llegó el sorpresón del festival. Mastodonte es un grupo que en estudio suenan muy decentes, pero es que su directo es simplemente espectacular. La energía que desprendían calaba los huesos, todas las canciones ganaban muchísimo y el público no podía estar más entregado a su electrónica rockera.

Acudimos poco después a la llamada de Fangoria, nos pudo la nostalgia. No vimos mucho, pero pudimos ver Fiesta en el infierno y Espectacular, así que todo bien. Queríamos ver a Las Ligas Menores, que además acababan ese mismo día su gira por España. Los argentinos estuvieron simplemente espectaculares, sus temas en directo también ganan mucho respecto al disco. Se puede decir que nos montamos en el Renault Fuego. 

Las Ligas Menores – Fotografía realizada por Pablo B.

Seguidamente fuimos corriendo rápido a ver una de las mayores sensaciones indies de los últimos años: Carolina Durante. Otro grupo de festivales, Diego y compañía no se quedaron atrás dando un bolo más que frenético. Todas las canciones eran pogos, y la intensidad del público era bastante palpable. No faltaron temas y no faltaron gente pidiendo que tocaran tal cosa. En Nuevas Formas de Hacer el Ridículo no pudimos dejar pasar un detalle curioso: dos asistentes realizaron los conejos del videoclip y el cantante pudo cogerlos e interactuar con ellos durante la actuación. Sencillamente mágico.

Tocaban Vetusta Morla, pero decidimos ir a la locura. Decidimos ver La Zowi. La única propuesta trap del festival. O como ella dice, música hot. Y es que su show es sin duda algo impactante de ver. Sensualidad, muchas veces la palabra puta y sobre todo, esperpento, perreo y locura. Inaguantable para algunos, pero si intentas concentrarte en las canciones, sonaron grandes temas como No lo ves. 

Quedo algo de tiempo para ver Vetusta Morla aun así, y Valiente resonó fuertemente por todo el festival. Simplemente son de los mejores directos de España, y no tiene más.

El siguiente bombazo de la noche venía de la mano de . La danesa estaba muy contenta de volver a España tras tantos años, presentando su nuevo disco, Forever Neverland. No faltaron hits como Lean On y Final Song, y ella saltando al público y dándolo todo.

MØ – Fotografía realizada por Pablo B.

Nuestra noche, y el festival en sí, acabó con La Casa Azul. Pese a la hora, todo el mundo lo daba todo en un concierto en el que no faltó La Revolución Sexual y la gran mayoría de los temas de La Gran Esfera, su último lanzamiento.

Y eso fue todo. Low Festival 2019 ha sido una edición muy sólida en un año donde los festivales están de capa caída. No hay tantos grupos girando, se ve que es una época de cambios y este tipo de eventos no están teniendo la acogida esperada. Aun así, Low Festival en el día de su comienzo tenía prácticamente todo vendido, por lo que podemos considerarla una edición exitosa. Esperemos que 2020 esté al nivel.