Crónicas

Nocturama 2019 conquista la noche sevillana

La nueva edición de Nocturama venía marcada por un cambio importante y bastante arriesgado. El formato que tenían anteriormente de ciclos de conciertos, en los que las actuaciones iban estructuradas en numerosos días separados, cambiaba para ofrecerlo todo en un lapso de tres días. 29, 30 y 31 de agosto, marcando que agosto no es un mes, y finalizando el verano. El nuevo enfoque no le ha sentado mal a la propuesta desde luego. Además estaban de celebración, ya que cumplen quince años del evento.

Jueves 29 de agosto 

El festival empezaba con un clásico en su historia: Juano Azagra. Sevillano y cantautor, ya asistió a la segunda edición del festival y estaba contento de volver en el 15 aniversario. Alguna canción de sus trabajos, una cover de Take on me y otra sorprendente de Beautiful de Christina Aguilera.

La jornada continuó con el paso al puro flamenco, de la mano de Rocío Marquez, que comenzó su actuación con un poema de Antonio Orihuela. Sonaron bastantes temas de su último trabajo, Visto en el Jueves. La potencia de su voz encandiló a un público que no paraba de ovacionarla.

Rocío Márquez – Fotografía realizada por Pablo B.

Seguidamente salía al escenario María Guadaña, que con un único EP publicado, Remedios Paganos, supo establecer un set de canciones bastante completo y de mucha energía.

Finalmente, el día acabó con Los Voluble. El dúo de DJ’s, que ya actuado en grandes festivales como el Sónar de Barcelona, supo demostrarnos que el flamenco no es un crimen, mediante una sucesión de imágenes cuanto menos curiosa. Su sonido, mezclando sonidos eclécticos con el flamenco, hizo de la actuación algo digno de ver. Además, colaboró Rocío Marquez.

Los Voluble antes de salir del escenario – Fotografía realizada por Pablo B.

Viernes 30 de agosto

Tras un primer día enfocado bastante en el flamenco, aquí pasábamos a variedad más folk/indie rock. Le tocaba el turno a una Lorena Álvarez que salió bastante al escenario y que tuvo bastantes fallos, pero todo se lo tomó con un humor gracias a un trato con el público sincero y divertido. Pudimos escuchar bastantes temas de su último disco, Colección de Canciones Sencillas.

Lorena Álvarez – Fotografía realizada por Pablo B.

Después era el turno de Maika Makowski, una de las más esperadas de este año del festival. La mallorquina supo dar ella sola una performance brutal junto a su piano de cola y una guitarra eléctrica. A petición de un fan tocó Canada y destacó Bulldog, canción dedicada a su antiguo mánager.

Maika Makowski – Fotografía realizada por Pablo B.

Se acababa el segundo día del festival, y con el venían Mourn, el jovencísimo cuarteto de garage rock. Siendo sin duda la propuesta más cañera del evento supieron estar a la altura de las expectativas. Sorpresa Familia resonó en los jardines del casino de la Exposición.

Mourn- Fotografía realizada por Pablo B.

Todo acabó con Música Prepost, que ofreció una sesión de DJ bastante variada.

Sábado 31 de agosto

El último día comenzaba con tristeza y melancolía. Pero también con humor frente a esta situación. Los Hermanos Cubero eran conscientes de que su último disco, llamado Quique dibuja la tristeza, no animaba a un público que buscaba felicidad y jolgorio. Este trabajo refleja la tristeza de Quique tras la muerte de su esposa, y sus pensamientos frente a la pérdida. Sin embargo, el humor no falto, con ellos disculpándose de lo poco animadas que eran las letra y prometiendo que poco después nos animaríamos.

Los Hermanos Cubero – Fotografía realizada por Pablo B.

Y así fue, todos nos animamos bastante. Morgan salió a escena con un set impresionante, como ya viene siendo costumbre con ellos, y un sonido espectacular. Tocaron gran parte de Air pero no faltaron temas como Volver. Fue increíble como de Another Road (Gettin’ Ready) sacaron una cover de Lose Yourself to Dance, de Daft Punk, y es que los acordes del principio de la canción son muy parecidos. La voz de Nina y Paco a la guitarra estuvieron geniales.

La Noche – Fotografía realizada por Pablo B.

Poco después teníamos a la reciente formación de La Noche, grupo sevillano con sonidos post punk que casaban perfectamente con la atmósfera del festival a esas horas. Acabamos finalmente el festival con una sesión DJ de Pío Paradox & Betty Miserias, que pusieron fin al día.

Y eso fue todo. El 15º aniversario de Nocturama, pese a menos subvención por parte del ayuntamiento, salió adelante con aproximadamente 2000 personas disfrutando de su música. Esperemos que cumplan muchos años más.