Crónicas

La música puede al viento en la quinta edición del SanSan Festival

Como cada año en Semana Santa, se ha celebrado uno de los primeros festivales del año: el SanSan Festival. Durante los días 29, 30 y 31 de abril, Benicàssim ha acogido la quinta edición del festival. Esta es la crónica de lo vivido durante las tres jornadas del festival:

Jueves 29

Iniciando en Benicàssim su gira de festivales, Nunatak interpretó varios temas de Nunatak y el tiempo de los valientes (2018), su último disco. Con su estilo fresco, consiguieron hacer que un gran número de personas se acercaran a disfrutar del concierto, pese ser una de las primeras actuaciones de la tarde.

Ya a media tarde, todavía con el sol afuera, Full empezó a tocar sus temas en su cuarto año consecutivo de Sansan, un hecho que el grupo no pasó por alto y que agradeció a sus fans y a la organización. Además, la banda aprovechó para anunciar su próximo álbum, el cual se presenta con “muchas sorpresas”.

Así pues, una tras una, las canciones se fueron sucediendo con un ritmo que tuvo su apogeo, sin lugar a dudas, al final del concierto. El grupo sevillano consiguió animar a un público que todavía estaba calentando motores para lo que se anticipaba como una noche movidita. No pudieron faltar grandes temas de la banda como Aullando, Distintos o Atraco, que se ganaron aplausos entusiastas. Para acabar: Adiós y Quiénes Somos, un final apoteósico con el que se logró la aprobación de quien asistió.

Full // Fotografía del SanSan Festival

Tienen uno de los directos más potentes a nivel nacional, los p**** Sexy Zebras pusieron patas arriba el escenario secundario del festival. Con un público muy entregado, no dejaron a nadie indiferente a golpe de rasgueo de guitarra, su estilo rockero y una energía incombustible. Un concierto definitivamente no apto para menores de 16 o incluso 18 años. Realmente salvaje, donde interpretaron grandes temas, nuevos y viejos. Como Machote o Hijo de puta.

El escenario principal seguiría con otro gran nombre de la noche, los catalanes Txarango. Siempre reivindicativos, llenaron el escenario principal, trayendo su fusión de ritmos reggae con cumbia e incluso salsa a un festival donde el indie es el género principal. No obstante, la banda triunfaría transmitiendo bon rotllo entre el público a base de temas llenos de alegría como la coreada Una Lluna a l’Aigua o Obriu les portes. Asimismo, entre las primeras filas del público se notaba que varios asistentes habían venido por ellos, tema tras tema, por lo que pudimos llegar a ver incluso un casteller en directo.

Acababa Txarango en el principal y en el otro escenario se aglomeraba la gente en las primeras filas para poder ver a uno de los grupos nacionales del momento: Viva Suecia. La banda murciana ha dado un salto de popularidad desde su última visita al SanSan el año anterior, gracias sobre todo a su notable álbum Otros Principios Fundamentales (2017). El grupo presentó temas de este disco como El Nudo y la Esperanza u otros anteriores como Palos y Piedras. Tras un concierto enérgico, Viva Suecia acabó con un fulminante final, cerrando con las conocidas Bien Por Ti y Hemos Ganado Tiempo, tema con el que Rafa bajó a cantar entre el público para dar uno de los grandes momentos del festival.

Rafa de Viva Suecia // Fotografía del SanSan Festival

La Maravillosa Orquesta del Alcohol fue, sin lugar a dudas, una atracción para muchos de los asistentes al festival, que llenaron el escenario principal en cuestión de minutos. Así pues, el grupo burgalés deleitó al público con una mezcla entre sus canciones más famosas y las menos conocidas. En el ambiente se pudo notar el entusiasmo de los fans que esperaban con anhelo un concierto con el que cantar hasta perder la voz.

Finalmente, los veteranos Celtas Cortos fueron los encargados de cerrar el escenario la primera noche de festival. A las 3 empezaban a escucharse las gaitas. Pero no penséis que la madrugada y todos esos años de experiencia que tienen detrás les pasaron factura. Con su ritmo característico, hicieron viajar a todo el SanSan a los noventa con sus míticas canciones.

Viernes 30

Varry Brava consiguió montar una verdadera pista de baile. El ambiente durante su actuación fue de lo mejor del festival. El público, muy numeroso (¿quizá por la cercanía con el concierto de Lori Meyers?) lo dio todo. El Sitio Perfecto y No Gires son las responsables de montar las polvaredas más grandes de esta edición.

Como cabeza de cartel del festival, de Lori Meyers no se podía esperar menos de lo que se obtuvo: una genial mezcla de canciones más y menos conocidas. Además, intercalaron con peripecia temas de álbumes anteriores con canciones de su último disco, algo que suelen hacer y que les funciona muy bien.

Lori Meyers // Fotografía del SanSan Festival

Cabe destacar que el escenario tenía una decoración más austera de lo acostumbrado, a causa de las rachas de viento que se sucedieron durante la jornada. Aun así, el grupo supo hacer que todos se olvidaran de todos los pequeños detalles y que solo se centraran en la música. Mi realidad, Siempre brilla el sol, Alta fidelidad y, como no podía ser de otra manera, Emborracharme para terminar. No es de extrañar que el público se mostrara entusiasmado y extasiado al ritmo de tales canciones.

Mientras Lori Meyers acababan su bolo, en el Sansito Club comenzaría la sesión de Ángel Carmona. El conocido presentador de Hoy Empieza Todo se acercó más a la rama indie pinchando temas imprescindibles como Toro, en una sesión que él mismo convirtió en una locura.

La actuación de Rufus T. Firefly (la tercera consecutiva en el SanSan) fue de las más destacadas a nivel musical. Con un directo sin igual, la banda hizo que el público entrara en un auténtico trance disfrutando de sus canciones. No se dejaron ninguna de las grandes: Última Noche en la Tierra, Midori, Cisne Negro, Pulp Fiction, El Halcón… y acabaron con el trío infalible: Nebulosa Jade, Magnolia y Río Wolf.

Además, durante el concierto tocaron una canción misteriosa. Más tarde el grupo confirmó a través de su cuenta de Instagram que esta forma parte de las 7 nuevas canciones que componen la segunda parte de Magnolia (a la que esperamos con impaciencia).

Rufus T. Firefly // Fotografía del SanSan Festival

La Sra. Tomasa vino desde Barcelona para poner al SanSan a bailar. El inicio de la actuación fue un poco frío, había poco público y no estaban muy entregados. Pero el grupo se lo tomó como un reto. A base de canciones como Zalamera, Ella, Distinto son, Timba Negra, y por supuesto Yo traigo Boogaloo, consiguieron que los festivaleros participaran. Para el final de la actuación se había triplicado la cantidad de público, un auténtico éxito.

Sábado 31

Uno de los grandes debutantes del SanSan era Juanito Makandé. El artista andaluz parecía que llegaba dubitativo por la respuesta del público, ya que como él mismo admitió, su estilo se aleja de las líneas generales del festival. Aun así, el público no solo acogió muy bien a Juanito Makandé, sino que acabó rendido ante el arte de los músicos que había sobre el escenario. Con una puesta en escena propia de las bulerías, los músicos formaron un semicírculo sobre sus sillas, con Juanito Makandé sobre un cajón en el centro y con varias plantas de decoración. Podemos decir que acabó triunfando el flamenco underground en Benicàssim, gracias en parte al carisma de Juanito Makandé y al ambiente distendido que se formó entre los asistentes. Además, cabe destacar que las canciones más conocidas, como Niña Voladora o Eres Para Mí, fueron muy aclamadas y coreadas por un público entregado.

Juanito Makandé // Fotografía del SanSan Festival

Rulo y la Contrabanda eligieron una puesta en escena sencilla y oscura, en el que un corazón a contraluz marcaba el ritmo del concierto. A lo largo de su concierto supo combinar a la perfección canciones de su carrera en solitario (Mi Cenicienta, Me gusta…) con canciones míticas de su anterior grupo, La Fuga, como Por verte sonreír y Pa’quí Pa’lla.

Tras el rock de Rulo, el escenario principal se llenó sin problemas e inmediatamente, y a pesar de que Marc Ros (cantante) nos confesara que estaban un poco preocupados porque no les habían dejado ensayar y no sabían cómo iba a salir, hay que decir que el concierto que ofreció Sidonie se desarrolló con la maestría de quien ya lleva muchos años en el mundo de la música.

Con Sidonie hay que reconocer que pasa algo extraño. Un grupo que lleva años de recorrido, ha conseguido que el público se sepa sus temas más nuevos como un mantra. El Peor Grupo del Mundo (2016), el último álbum de la banda, se ha posicionado como un disco apoteósico del que se cantan las canciones al final del concierto. Y así ha sido, aunque obviamente, no todas las dejaron para el final, pero sí que se reservaron algunos temas como No sé dibujar un perro o Un día de mierda. Además, el público se lo pasó en grande durante el concierto, el cual aprovecharon para saltar, cantar y bailar al ritmo de las canciones. Toda una experiencia.

Dinero es una banda que nunca decepciona en directo. Siendo una de las apuestas más rockeras del festival junto a Sexy Zebras, salieron al escenario cargados de energía y pusieron a bailar a un público que estaba dispuesto a darlo todo. Venían presentando su último trabajo A 10 años luz, que consta de algunos temas inéditos así como varias versiones y colaboraciones, como es el caso de Una noche más (tema, a su vez, muy apropiado para interpretar la última jornada de un festival). También interpretaron temas de su anterior disco, como Mata Hari. Sin duda un gran concierto para entrar en calor y afrontar la recta final del festival.

Tras la locura del concierto de Dinero, parte del público puso rumbo al escenario principal. Era el momento de que el último cabeza de cartel saliera al escenario. Empezando su actuación con una versión de Last Nite de The Strokes, The Royal Concept dejaron claro que habían llegado hasta Benicàssim para no dejar a nadie indiferente. Pese tener que superar algún que otro problemilla técnico, los suecos se dejaron la piel sobre el escenario. Pudimos ver a su vocalista David Larson saltar, gritar e incluso colaborar en algún solo de batería. Un espectáculo sobre el escenario que dejó al público muy animado y listo para darlo todo cuando sonó el super-hit del grupo On Our Way.

Y mientras los suecos estaban en el escenario principal, Rocío Chillers convertía la carpa en una locura de verbena. Con la ayuda de Esnórquel en las mezclas (que repetiría más tarde), la DJ lo dio todo delante y encima de la mesa (incluso cantando también), dando como resultado una una sesión de petardeo donde lo mismo sonaba Mónica Naranjo que Camela. La fórmula triunfó: el Sansito Club estaba a desbordar como si una fiesta de pueblo en medio agosto fuese.

Rocío Chillers en el Sansito Club // Fotografía del SanSan Festival

El año pasado el SanSan fue testigo del regreso a los escenarios de la banda de subnopop Ojete Calor. Y este año, han vuelto a Benicàssim con el que sin duda fue el show más irreverente de todo el festival. Con su particular estilo interpretaron nuevos temas como Opino de que o Tonta Gilipó. Así como Corre Sarah Connor o Viejoven, algunas de sus canciones más conocidas. Todo ello acompañado del mismo vestuario que lucen en la portada de Pataky (2017), su trabajo más reciente.

Como cierre del escenario principal el SanSan contó con Space Elephants, los deejays más conocidos del levante valenciano. Se dieron a conocer a base de hacer de sus sesiones una auténtica locura. A pesar de llevar ya varios años en activo, siguen teniendo gran número de seguidores, presentes incluso en el Sansan, donde pudimos ver varios asistentes llevando su característico gorro. A base de remixes de electrónica muy potente, fueron los encargados de cerrar el escenario principal.

Con ellos terminamos nuestra crónica del quinto aniversario del SanSan Festival. La edición estuvo en general marcada por la amenaza de lluvia y por las fuertes ráfagas de viento, que la organización supo afrontar con gran éxito. Solo nos queda esperar el anuncio de las fechas para el año que viene. Esperamos que en el 2019 el tiempo acompañe y que las polémicas por la falta de igualdad en el cartel sea algo del pasado.

Autores:
Eva (@eviis_24)
Iván (@TotFinder)
Rebeca (@_MissFahrenheit)
Sergio (@SerjBalz)