Crónicas

Monkey Week Sevilla 2018: el mono tiene un color especial

Sevilla, Alameda de Hércules, 22, 23 y 24 de noviembre, décimo aniversario del evento. La semana del mono daba paso a los conciertos principales del festival, tras varios días de jornadas empresariales y actividades paralelas. Si hay algo en lo que destaca este evento es en la variedad. Más de un centenar de bandas nacionales e internacionales eran acogidas en la capital andaluza, con estilos musicales muy variopintos entre sí. Desde rock, trap, shoegaze, indie, clásico, instrumental, pop, folk, cumbia… todo tiene cabida. Y este año sin duda el nivel de organización y artistas ha sido bastante alto. La diversidad de personas era algo que destacar. Desde padres, niños, jóvenes, incluso gente que se paraba a ver escenarios tan increíbles como el de Jaggermusic y decidían comprarse el abono para disfrutar de las actuaciones que estaban por venir.

Jueves 22 de noviembre: 

El día empezaba temprano y pudimos ver a Vera Fauna. Los sevillanos dieron un bolo bastante animado para la hora que era, y la audiencia pese a no conocerse las letras se animó bastante. Además el escenario de coches de choque hizo que sonaran muy bien. Tras esto teníamos la intención de ver La Plata en el Espacio Santa Clara, pero el tiempo no acompañaba, con una lluvia incesante. Este hecho hizo que el concierto, para el descontento de muchos, se aplazara, ya que ese escenario era sin cubierta. Aun así, en el Jaggermusic al estar cubiertos no pararon, así que nos acercamos a ver The Magic Mor. Sin duda fueron una sorprendente alternativa. El público también estaba muy receptivo pese a las inclemencias del tiempo. Además, nos dijeron en la taquilla del escenario que ese día era gratis, por lo que era lógico que hubiera bastante gente pese al tiempo, siendo el escenario tan visible en Alameda.

The Magic Mor

Después decidimos quedarnos para ver Terry vs Tori, un grupo sevillano de shoegaze. Tuvieron algún fallo técnico, pero su vocalista femenina dio la talla. Pudimos apreciar que el guitarrista de la izquierda le lanzaba miradas a una chica de primera fila, y ambos sonreían, por lo que probablemente se conocían. Estuvo bastante guay aunque el público no parecía muy animado.

Terry vs Tori

Finalmente dábamos paso al que sería nuestro última parada del día, ya que el tiempo se volvía tedioso y estresante. La lluvia no cesaba. Pero estábamos resguardados en el Teatro Alameda para el que sería un bolo increíble y digno de ver, el que dieron Maria Arnal i Marcel Bagés. La que era considerada como actuación del día estuvo a la altura. Se notaba que estaban disfrutando y saboreando el momento mientras cantaban y tocaban porque era el último concierto de gira de su último álbum, 45 cerebros y un corazón, trabajo que les ha catapultado a la fama. En Canción Total, Maria nos incitó con el adquiéreme… a que compráramos el disco (había stand para comprarlo fuera). En cada canción Maria explicaba de donde había salido la canción, que le transmitía o por qué la crearon, haciendo del concierto una charla distendida con el público, siendo todo mucho más cercano. Hubo sorpresas, con el productor del disco saliendo al escenario a tocar con ellos. Fue una velada impresionante. El ambiente era muy animado, el teatro estaba lleno, y obviamente todos cantamos a coro Tú Que Vienes a Rondarme. 

Maria Arnal i Marcel Bagés

Viernes 23 de noviembre:

Este día ya era el primer día largo, con todas las salas en las que se iba a desarrollar el festival funcionando todo el día sin parar. Se venía un día movido, y lo fue indudablemente. Empezamos con El Imperio del Perro y tras ellos Poolshake. Ambos bolos fueron en el escenario Ron Contrabando. Este si que era gratuito todas las jornadas del festival, al no estar vallado por ningún lado. El de coches de choque si que era de pago este día. Al ser gratuito ambos conciertos pese a la hora temprana que era disfrutaron de su público, que aunque no era muy movido estaba atento.

Poolshake

Pasamos de nuevo al escenario de coches de choque, el Jaggermusic, donde disfrutamos de Her’s. Los británicos consiguieron animar a un público que parecía que no los conocían. Unas melodías muy buen rolleras y una buena conexión con la audiencia que allí los veía fueron las claves para que aquello fuera digno de ver. Se notaba que disfrutaban cuando tocaban.

Her’s

Fuimos al escenario Santa Clara, concretamente al escenario Ditto, esta vez con un tiempo genial, a ver a Wandl. El curioso artista lofi nos dio una actuación muy inesperada. Para actuar como lo hacía normalmente necesitaba su ordenador, pero se le estropeó de camino a Sevilla, por lo que tuvo que improvisarlo todo. Salió algo bastante gracioso, con letras que se referían al Monkey Week y lo duro que estaba siendo actuar sin ninguna de sus bases y su música como siempre. Aun así fue muy disfrutable. El escenario, que al fin pudimos ver, estaba en un emplazamiento sin duda impresionante, con una torre de fondo que daba un ambiente muy místico a los conciertos.

Wandl

Dimos paso a Los Nastys, de nuevo en el Jaggermusic, en el que fue un bolo muy loco, digno de la banda. Ritmos frenéticos eran acompañados de un público muy animado que se conocía todas las canciones. El lugar estaba hasta arriba de gente. Además, al vocalista se le veía disfrutar mucho, hasta que nos contó que en ese mismo escenario conoció al amor de su vida, tocando el año pasado. Esto dio paso a la novia del cantante saltando al escenario y besándose con el vocalista, para la sorpresa de todo una audiencia expectante. Le dio un toque muy singular y bonito a todo el concierto. Incluso una canción de su último disco, Los Autos Locos, está dedicado a este escenario, y por supuesto la tocaron. Los Nastys tocaban en casa.

Los Nastys

Finalmente llegamos a uno de los conciertos más esperados del día, el de La Plata. Al tener 2 bolos en el festival, uno el día anterior que fue aplazado a las 16:15 del jueves (al que lamentablemente no pudimos asistir) y el ya planeado por la noche, en la sala Funclub. Conseguimos entrar con tiempo, y menos mal porque la sala acabó hasta arriba. El público fue el más alocado de todo el festival, con pogos en todas las canciones, y un bolo en un espacio muy reducido y muy íntimo, hecho que hizo todo mucho más disfrutable. Aún así, había gente a la que no le gustaba tanto este ambiente. Conversamos un poco con un espectador que venía desde Valencia para verlos a ellos y otros grupos y nos comentaba la agresividad que existía con la banda y como opinaba que la gente se emocionaba excesivamente. Tocaron todos sus temas que tanto han dado que hablar este año, con el ya mítico Un Atasco, o Miedo La Luz entre otros.

La Plata

Al estar esperando en la cola para el siguiente concierto que queríamos ver, Novedades Carminha, gente allí esperando nos contó que no pudieron acceder a la sala de La Plata, así que menos mal que fuimos con tiempo. En cambio, en el concierto que nos tocaba ahora no fuimos tan previsores, el teatro Alameda acabó hasta arriba con un público también muy loco disfrutando del buen punk gallego. Y por supuesto había humo, mucho humo. El vocalista exclamó en un momento del concierto que decidieron venir al aniversario de Monkey Week porque les dijeron que el sur era muy salvaje. 

Novedades Carminha

Sábado 24 de noviembre: 

Decidimos empezar el día con Puma Pumku. Sin haberlo escuchado mucho previamente, fue un descubrimiento lo bien que suenan en directo. Además la recepción del público fue muy buena y nos deleitaron con buena psicodelia nacional. Después decidimos ver a Haiku Garden en el Jaggermusic. La banda eslovena pese a algunos problemas de sonido dieron un shoegaze muy disfrutable y diferente. Colocaron una pequeña pantalla con visuales detrás suya para mejorar la experiencia. Tocaron temas de su nuevo disco y de su EP, Waver. 

Nos dirigimos al escenario Ditto, donde vimos a :papercutz. El dúo portugués sorprendió a muchos curiosos que se acercaron, con una conexión con el público muy especial. La propia vocalista cogió pintura azul y empezó a pintar puntos en las cabezas de los que se acercaban al escenario. Las melodías místicas evocaban paísajes imposibles, y de nuevo el emplazamiento con la torre mejoraba la experiencia.

:papercutz

Tras ellos fuimos a la sala Studio 74, por variar de estilo y emplazamiento, a ver a Darla Smoking. Musica muy experimental, también eslovena, con unas melodías muy curiosas, que remitían a bosques o lugares místicos. Fue algo diferente y que mereció la pena. Pasamos a un dilema, el ver a The Limboos en Ron Contrabando o Baby Jesus en el Vinilo Bar Rock. Por la cercanía de los escenarios, vimos una parte de ambos. Los primeros en directo son geniales, por la gran variedad de instrumentos. Además la hora acompañó muchísimo y había mucho público siendo gratis. Los segundos nos dieron un garage rock muy loco y divertido, en una sala en la que había también bastante gente.

Acabamos volviendo al Teatro Alameda para ver otro grupo ya consagrado en el festival, Perro, con sus buenas melodías psicodélicas provenientes de Murcia. Unos visuales geniales y apabullantes animaban a un público que no paraba de hacer pogos y que saltaba mucho. Verlos en directo es una buena experiencia, las dos baterías les da un toque a la banda muy especial y distinto. Recuerda a otras formaciones como King Gizzard and The Lizard Wizard, que también tienen dos baterías en el escenario.

Perro

Cerramos el festival de la mejor manera posible, con otro grupo consagrado y que poseen un directo simplemente impresionante. Hablamos de Toundra, que con sus melodías instrumentales post-rock hicieron que un teatro Alameda abarrotado movieran las cabezas hasta tener agujetas. El broche de una noche inolvidable. Conseguimos una púa, que nunca está de más y es un detalle bonito.

Toundra

Y esto fue el Monkey Week Sevilla 2018. Un evento que ya tiene diez años a sus espaldas, y se nota en todos sus aspectos. La organización y las actuaciones cohesionaban en una sinergia perfecta y muy bien estructurada. El público ya estaba definido. Pudimos hablar con numerosas personas que nos contaban como venían de Madrid o Barcelona a descubrir nuevas bandas, ya que estaban cansados de los grupos que iban a la capital, siendo este festival el evento perfecto para ellos. Incluso conversamos en inglés con una mujer de Texas que decidió comprar el abono para disfrutar de la cumbia, que también podemos encontrar en gran cantidad. Así que ya sabéis, si buscáis un festival poco convencional, los monos son vuestra opción. Pero no os preocupéis si no habéis ido todavía, que queda mono para rato.

Fotografías: Pablo B.