Crónicas

TroVAM! – Pro Weekend 2017: consolidación de la fira en Castellón

Del 9 al 12 de noviembre se volvió a celebrar en Castellón el TroVAM! – Pro Weekend, que aúna la fira valenciana de la música y al feria-festival profesional de música emergente. La edición ha servido para consolidar la feria como uno de los principales eventos del sector musical, tanto a nivel nacional como autonómico. Con alrededor de 10.000 asistentes repartidos en los diferentes días de la cita, según fuentes de la organización, la feria-festival ha dado gran protagonismo este año a las charlas profesionales, sin dejar de lado una cuidada programación musical.

Uno de los grandes nombres que ha destacado en la presente edición fue el de Maria del Mar Bonet, concierto inaugural de la fira en la Sala Sinfónica del Auditori en el jueves 9. La artista mallorquina, que recibió el Premio Ovidi por su trayectoria, conmemorando así sus 50 años sobre los escenarios. Bonet consiguió emocionar sobre el escenario, explicando de forma detallada su situación personal y sus influencias en la rememoración de las canciones que interpretó. Canciones que hablaban sobre su vida en las islas y su marcha a Barcelona, sobre la importancia de la poesía en sus canciones (tema presente en varias de las actuaciones de la fira) e incluso la actualidad política, mostrando su apoyo al govern català.

Poco antes del concierto de Maria del Maria Bonet, el Auditori se vio sacudido por el tornado de pura energía que es la cantautora gallega SES. Cualquiera lo hubiera dicho cuando empezó seria a tocar, acompañada del guitarrista Tito José Calviño, su primer tema. Su actuación fue muy grande. Con su imponente voz pasó por las muñeiras y las jotas y hasta cruzando el Atlántico. Non son fada nin princesa a quien mirar, Milonga de aquí, De Catro a Catro… la cantante unía sus canciones con sus reflexiones, que aderezadas con tintes de humor, contenían verdades como puños. SES toca en el TroVAM!, en la Habana y donde le dé la gana.

En la jornada del viernes se daría a lugar el Festival Auditori Obert. Badlands, uno de los ganadores del prestigioso Sona la Dipu, fueron los encargados de abrir la tarde. Con su estilo country old school nos recordaron a los primeros discos de Mumford & Sons, con sonidos acústicos entre los que el banjo destacaba en varias canciones. Sin duda, un estilo con bastante gancho pero poco explotado en la actualidad.

El concierto de PAVVLA fue de las actuaciones más íntimas del festival. La cantante se mostró tímida (no habrías imaginado que ha pasado ya por grandes festivales como el Primavera Sound o el SXSW) pero consiguió hipnotizar a los asistententes con su voz y sonidos electrónicos. Entre canción y canción parecía contar secretos a los asistentes. Fue un concierto muy bueno que finalizó con una entrevista a la que los asistentes podían quedarse si así lo deseaban.

Desde Valencia llegó el grupo Sokolov. Aquel grupo que empezó colgando sus canciones grabadas con una cámara doméstica en el salón de su casa estuvo presentando nada más y nada menos que su tercer disco de estudio: Señoras que fuman (2016). Cuentan con letras que oscilan entre la crítica social y lo absurdo, con canciones que critican el carácter comercial de algunos festivales hoy en día o que incluso hablan de la polémica y transgresora película Human Centipede. Todo esto va acompañado con una estética rompedora, desde la actitud de Assad Kassab y Mireia Pérez, hasta su look.

Mientras tanto, el grupo castellonense deBigote tuvo la oportunidad de tomárselo con calma en el Màgic Box del Auditori en comparación a aquel concierto del FeCStival. Esto se notó sobre todo en la actitud del carismático Víctor Ballester, cantante y líder de la banda, que con sus gafas de sol y su chula camisa, se adueñó del micrófono en el primer concierto de la sala en el viernes. La banda tuvo la oportunidad de volver a presentar su último álbum Telescopia (2017), del que sonaron temas como Familia Feliz, canción con la que cerraron su luminoso concierto.

A continuación fue el turno de Enric Montefusco en la Sala Sinfónica. El que en otro tiempo fuera frontman del mítico grupo Standstill, venía a presentar su primer disco de estudio en solitario: Meridiana (2016). En el setlist incluyó varios temas de su anterior formación y acabó el concierto en el hall del auditorio, haciendo una alegoría a los inicios de la música popular. Acompañado por una gran parte de la audiencia y de los curiosos que estaban en el hall, consiguió la participación del público para tararear temas como Obra Maestra.

Els Amics de les Arts era sin duda alguna el gran reclamo del TroVAM! para la noche del viernes. No sabemos la razón exacta por la que tocaron en el Màgic Box, donde el sonido no es el más apropiado y la altura del escenario tampoco era la adecuada para la cantidad de gente esperada en el concierto. No obstante, la banda catalana hizo acopio de su experiencia para sacar adelante un concierto plagado de canciones pop que gran parte del público coreó. Clásicos muy conocidos en tierra castellonense como Ja No Ens Passa o Jean-Luc no faltaron en su repertorio. Acabaron tirando de su movido tema El Matrimoni Arnolfini para cerrar con buen sabor de boca en un concierto del que todos quisimos un poco más.

Niña Coyote eta Chico Tornado, vestidos de rojo cuales hermanos White, casi se cargan la sala de Cambra (con ayuda del público). Al concierto, penúltimo de su gira, le costó un poco arrancar, pero gracias al esfuerzo constante del guitarrista en crear una conexión con el público la actuación acabó siendo una fiesta. La sala se llenó por completo, hubo un momento en el que la gente tuvo que invadir hasta el escenario y ponerse a escasos metros de los artistas, quienes les contagiaron el ritmo, porque se pegaron unos bailes… El dúo tocó su stoner rock junto con versiones de The Stooges (Gimme Danger) y de Jimi Hendrix (Foxy Lady).

La artista chilena Soledad Vélez ya se ha consolidado como una de los mejores músicos de la escena valenciana, dejándolo patente en su concierto de la Sala Sinfónica. Tras su transición de la música más pop-folk a los ritmos electrónicos, Vélez nos mantuvo sujetos a la butaca con su mística presencia. Temas como Jeanette, Knife o Asteroid muestran en vivo la solidez de la cantante, que acabó bajando entre las butacas en un fin de concierto donde parecía que su refulgente voz triunfaba sobre la oscuridad de la sala. Rápidamente subió al escenario y aún más velozmente lo abandonó, no dando la oportunidad al público de brindarle la ovación que merecía.

Justo después Animic actuaban en la Màgic Box. Fue una actuación de gran calidad, con unos vocales y melodías muy trabajadas, lo cual tiene especial mérito teniendo en cuenta los varios momentos de improvisación. Fue en estos momentos en los que demostraron el poderío que dan más de 10 años de experiencia sobre los escenarios. Con un estilo que podríamos definir como una especie de electrónica oscuro-transgresora, recordaban a una versión melódica de Crystal Castles.

Marion Harper, con su estilo pop electrónico, estuvo presentando Hydrangea (2017), su recientemente publicado segundo álbum de estudio. Sin embargo, no se le quedaron en el tintero temas como Madness Mr. Ponytail. Acompañada de su banda, dieron un concierto más acústico, con guitarras eléctricas y batería, en contraposición a anteriores actuaciones realizadas únicamente con instrumental electrónico. Esto hizo que Marion Harper sonará a sonidos más cercanos al pop-rock electrónico que al synth pop que ya habíamos visto. Fue un buen concierto, aunque fue una pena que, debido a las altas horas a las que empezó, solo unos pocos afortunados pudiéramos disfrutarlo.

El sábado el TroVAM! estrenaba localización: el Teatro Principal. Los encargados de hacerlo fueron Mireia Vives i Borja Penalba. El dúo, convertido en trío para la ocasión (e incluso a ratos en cuarteto con Berta acompañando en voces), alternaron en su setlist ritmos tradicionales con baladas, pasando por el pop y la rumba. Mireia Vives y Borja Penalba están hechos para estar en el escenario y mejor si lo están juntos. Durante toda la actuación se pudo percibir cómo trabajan en perfecta sintonía. Y no faltaron tampoco las referencias al feminismo y a la situación política actual. Tocaron bastantes canciones de su último trabajo (Dolça i pruna, Dóna peix, Casablanca…), maldijeron a las ratas de dos patas, y acabaron con una versión de Love is in the air (cuya autoría no acabaron de decidir si al final era de Pau Alabajos, Paco Muñoz, Aerosmith o Lendakaris Muertos).

El concierto de Maria Arnal i Marcel Bagés era otro de los más esperado del TroVAM!, pese a que coincidiese en hora con el de Jorge Drexler en el Auditori. El dúo catalán volvía a la fira valenciana con su maravilloso álbum 45 cerebros y 1 corazón (2017) bajo el brazo, uno de los discos más aclamados del año. Sobre el escenario vimos a una pareja perfecta, y es que el gran talento de Marcel Bagés solo es comparable a la inmensa voz de Maria Arnal. Ambos nos llevaron a un viaje que comenzaba en la fosa de la Guerra Civil de la Pedraja (Burgos) con el tema que da nombre al disco y que nos transportaba hasta el cosmos en una emocionante Tú que vienes a rondarme. Con gran influencia de la cultura valenciana (referencias a Pep Gimeno “Botifarra” o al poeta Vicent Andrés Estellés), el dúo hizo partícipe al público de una experiencia extrasensorial que todos deberíamos vivir una vez en la vida. Hemos dicho.

Smoking Souls llenó la Plaza Mayor de Castellón, con las primeras filas abarrotadas de fans coreando cada una de las canciones. Se notó el cambio de público con el resto de conciertos anteriores del festival. Los de Pego empezaron con bastantes temas de su último trabajo, Cendra i Or, y lo cerraron con Nòmades.

El rock también tendría su protagonismo en la noche del sábado con grupos como Gatomidi. Destacable la presencia de Jimena y Nolasco, que inunda el escenario bajo su estruendoso rock. Desde el primer minuto se ganaron al público, y temas como Walking Around You consiguieron exactamente lo que pretendían, que los espectadores moviesen piernas y cabeza con el ritmo. Y es que no es fácil quitarse de encima ese riff de guitarra…

Desde una posición privilegiada el veterano locutor Juan de Pablos pudo ver al trío. Y es que entre conciertos era el dj encargado de amenizar la Màgic Box. Amante de la música pop de los 50 y 60, Juan de Pablos apostó también por una faceta más gamberra donde se mezclaban temas más cercanos al punk con joyas pop. Todo un acierto del TroVAM! – Pro Weekend su programación, siendo un ejemplo para aquellos festivales que no aportan alternativas a la espera entre conciertos.

El concierto de Rufus T. Firefly era uno de los más esperados en el Pro Weekend. La expectación se notó en seguida, ya que antes de que empezaran ya había gente en la Magic Box guardando las primeras filas. Fue una pena en ese sentido: la sala no era la más idónea con tanto público, además de que la acústica dejaba bastante que desear. Aun así, el grupo dio un conciertazo. Julia volvió a dejar boquiabierto al público con su virtuosismo a la batería y Víctor Cabezuelo a marcarse unos bailes a lo Thom Yorke. Acabaron con su trío invencible: Nebulosa Jade, Magnolia y Río Wolf.

Ya entrando en la recta final, L’Emperador se encargaría de afianzarse como una de las propuestas pop-rock más interesantes de la Comunitat. Con letras que nos hablan de temas como el amor o la amistad, el cuarteto sonó bastante bien en el Màgic Box, desmarcándose como una propuesta muy interesante en el circuito valenciano.

Rufus T. Firefly // Fotografía de MrGeorge

El TroVAM! – Pro Weekend cierra la edición del año 2017 consolidándose como una de las principales ferias profesionales de la música en la actualidad, sirviendo de encuentro para los diferentes profesionales del sector. La importancia de los temas debatidos en las charlas, ligado a la calidad del cartel musical, hacen que esta feria y festival tenga un largo recorrido en la Tierra de los Festivales.

Autores:

Iván (@TotFinder)

Rebeca (@_MissFahrenheit)

Sergio (@SerjBalz)